sábado, 14 de marzo de 2009

El Murciélago roto

Bane...Bane,Bane y Bane. Se cuestiona quién transformó ese inocente niño en una bestia encolerizada que ahora, por desgracia, le ha "roto".

"Yo mataría por cualquier cosa, mataría para acallar una voz molesta, mataría para apagar unos ojos que se atreviesen a mirarme".

Bruce Wayne se siente tan mal que querría morir, pero él está allí, enfrente de él, mirándole con ansias de dolor y sufrimiento. No estaría mal que Bane reconsiderase por su parte no combatir a Batman mientras sufre una enfermedad grave...simplemente porque fue lo único que no le detuvo a tiempo...

Pero él no duda, ¿Cómo iba a hacer semejante acto un ser tan superior como él? es indigno para alguien de su categoría, alguien preparando y deseando otorgarle la muerte, no podría ser otra persona menos temible, pero, el tal Bruce Wayne no es otra cosa que una máscara...y una que no sirve para ningún fin, tanto para uno, como para el otro...

Coleccionable Nº 13

El enfrentamiento de aquella noche, cambió su vida para siempre, nunca olvidó si lo hizo de verdad, o si luchó en serio, lo que si sabía, es que la gente de Gotham había subestimado a un hombre con la apariencia de un monstruo profundo que les había amedrentado a base de mostrarles a su ciudad su verdadero ego.y lo verdaderamente importante: quién poseía la capacidad para gobernar todos los tipos de sistemas e infraestructuras de la región.

Lo demostró sin temor, con un corazón monstruoso, tal vez no habría ganado si Bruce Wayne hubiera estado en condiciones de enfrentamiento y Bane, no hubiera dependido de su Veneno.

Y es que Bane escapó del infierno, escapó de sus sueños más profundos por una única razón. Encontrarlo y destrozarlo.



"¿Por qué? ¿De que iba todo esto? Liberar a los internos de arkham. Observar mi enfrentamiento con ellos. Contemplar como me desgastaban ...¿Era para aprender más sobre mi? ¿Para debilitarme?"

Gotham era el premio final de la victoria, él la quería por el simple hecho de demostrarle algo a Gotham, que podría manejar un barco sin rumbo y capitanearlo.

"Y todas esas muertes, todas las vidas perdidas. ¿No han sido nada más que eso?¿Has matado sólo para dirigir esta ciudad?"

Solo para contemplar la muerte...y se podría detener, si...pero esta vez es diferente, esta vez, está condenada, ha estado esforzándose muy duro demasiado tiempo. Encarando a la locura de demasiadas máscaras. Aguantando el sufrimiento de demasiada violencia, ha sido destrozado y llevado hasta el final: cada ángulo...maltratado, golpeado y con cicatrices de miles de cortes y heridas. Ha estado tambaleándose sobre huesos quebradizos y combatiendo el vértigo durante meses, con las orejas zumbándole, y pitando...todo es demasiado luminoso...es brillante, incluso en la oscuridad.

Demasiado castigo, enfrentamientos insoportables. Perdiendo sangre durante semanas, corriendo hacia la muerte toda la vida. Todos los músculos flojos...flojos y temblorosos. Su fuerza toda desgastada y mermada, inmerso en la debilidad. Enlodado en un pánico a cámara lenta de desvalimiento. Y entre todo eso, sin dormir, sin descansar. Incluso cuando el mismo movimiento le resultaba imposible.Nada salvo la desesperada urgencia de la mente por levantarse del suelo y contraatacar. Incluso cuando cada arduo esfuerzo es desperdiciado y fútil. La realidad misma destrozada y astillada, como la desgradable muerte en un sueño imposible.

Despertando una y otra vez hacia nada, salvo la agonía implacable y repetida. Y entonces colmo del horror: Arkham destruida. Esparciendo su contenido de locura en la larga y oscura noche de horror desesperanzado. Una lesión de asesinos alocados perdidos en gotham. Demasiados y demasiado que luchar. Las bajas demasiado elevadas. El orgullo no sería más una ventaja...sólo el preludio a la caida. Dejándolo seco y sin energías. Literalmente vacío.


Pero aún surgían y embestían desde la oscuridad. Demonios riendo con malas intenciones, trayendo dolor y nada más. Despedazando todo lo que quedara, empujándole a la nada y hacia ningún sitio.

El vértigo ahora da vueltas sin control...El tiempo distorsionado...las imágenes destelleando. Entonces y ahora, las imágenes confusas cada sacudida y emoción las mismas, cada una arrolladora, y todas sumadas...a una larga inmersión en el infierno de pesadilla...sin final...rara y estrambótica. La locura es demasiado inhóspita para sufrir o superarla. De todos ellos, cada uno había puesto su granito de arena, pero estaba la maldita mano de Bane detrás de cada uno de ellos. Bane desde el principio y Bane ahora, al final. Batman no puede sucumbir, no ahora...no importa cuanto duela, no puede dejarle vencer.

No puede rendirse al bendito alivio del final de todo. El amargo sabor del azufre se expande por su pecho. Cada aliento es caliente y amargo. Pero no puede darse por vencido. Tiene que intentarlo, incluso sin energías en sus pasos, sus fuerzas para pisar el suelo...sin energía, sin velocidad, sin reflejos

Eso era...se salvó de todo hace tiempo, y lo que queda no es suficiente, no cuando ya ha recibido más daño del que cualquier hombre puede soportar, todo por una causa perdida. Y ahora se siente tan mal...que quiere morir

" ¡Suplica clemencia! ¡grita mi nombre!"

Y está acabado...

"Soy Bane y podría matarte, pero la muerte solo pondría fin a tu agonía... y silencio a tu vergüenza, en cambio simplemente...te romperé"

Quién manda en la noche

Muchos fueron los que vislumbraron el cuerpo de Batman apenas con vida estampado en la calle. Los niños llorando, la gente horrorizada ante semejante imagen y los vándalos, sonriendo en las esquinas. La detective Montoya tuvo que acudir a todas las unidades para intentar evacuar a la gente de la zona, mientras que Alfred y Jean Paul (el candidato perfecto de suplente) junto a Robin lo extraen en una ambulancia, falsa, pero llena de gente con buen corazón.

La historia se da la vuelta del revés, cuando necesita una medicina denominada: Decadrón que supuestamente le salvaría la piel. Pero el jóven Tim no se dá por vencido...

" Tenemos que llevarle a un hospital" "Lo llevaremos de vuelta a la cueva"

"Un hospital de verdad, Alfred" " Lo haremos lo mejor que podamos con él, Robin. He reparado su cuerpo muchas veces"

"Pero nunca estuvo tan mal. Podría quedar paralítico, podría morir" "Hemos pasado antes por esto. Él y yo".

El último de los episodios que encierra este coleccionable, expresa que a pesar de creer tener a tan pocos corazones de su lado...Batman es querido entre muchas personas que le han ayudado a lo largo de su trayecto.

Dos Caras (Parte 1)

Alfred cuenta a Robin, el primer encuentro que ocasionó Harvey Dent al convertirse en Dos Caras y como lo ayudó Robin a desenmascararlo, aunque podrán averiguar más sobre el origen de Harvey en el Largo Halloween.

Al final del episodio, tras escuchar las palabras de Robin en su mente, Batman actúa como Bruce y refleja sentimientos en su rostro...el murciélago no había sido vencido...Pronto podría resurgir de sus cenizas...el tiempo lo diría...o no...

Un saludo, (perdonen la tardanza)

BatBoy ;)

Búsqueda personalizada