martes, 22 de julio de 2008

El Caballero Oscuro: Crítica


El pasado 18 de Julio se estrenó en Estados Unidos "The Dark Knight", traducida en España como "El Caballero Oscuro", filme del que será imposible disfrutar en dicho país hasta el 13 de Agosto. Gracias a Videodromo he tenido la oportunidad de asistir al pase de prensa y ver la película con gran antelación.

El argumento, aunque complejo, está muy bien hilado, con un manejo magistral de las subtramas. Los temas principales de la cinta son el misterio de la veradera naturaleza del espíritu humano y la guerra eterna entre el Orden y el Caos.

Obviamente la película no es perfecta y me parece un poco exagerado ponerla por encima de clásicos como "Casablanca" o "Ciudadano Kane". Para empezar la dirección de las escenas de acción es tremendamente confusa y el montaje general del filme, aunque bueno, resulta demasiado acelerado. Además y al igual que su predecesora, la primera mitad adolece de un ritmo rápido en exceso y poco desarrollo de la trama principal. Sin embargo, esta vez los defectos son mucho menos evidentes y la segunda mitad sólo puede calificarse de colosal.

Los actores cumplen, especialmente los secundarios. Gary Oldman demuestra una vez más lo mucho que se ha desperdiciado su talento en Hollywood mientras que Michael Cane y Morgan Freeman nos hacen ver la importancia de la experiencia.
Vayamos ahora con los protagonistas. Christian Bale funciona mejor como Batman que como Bruce Wayne, y definitivamente Maggie Gyllenhaal es mucho mejor actriz que Katie Holmes. Aaron Eckhart es aceptable como Harvey Dent aunque hasta los últimos minutos de la película no resulta magistral.

Hablemos del Joker: Heath Ledger es un gran Joker (si es o no mejor que el de Jack Nicholson, Mark Hamill o incluso Cesar Romero es ya cuestión de gustos). Su personaje tarda un poco en convencer ya que tras una presentación impresionante, parece encasillarse en la categoría de "típico villano malvado". Sin embargo, poco a poco adquiere personalidad hasta convertirse en el protagonista absoluto de la película. Si bien aparece menos de lo que muchos querrían, pronto se convierte en el dueño y señor de la trama, un endiosado titiritero que hace que las cosas ocurran exactamente como él desea.

A destacar la gran banda sonora de James Newton Howard y Hans Zimmer, uno de los mejores trabajos en la carrera de los dos compositores. Juntando lo épico, lo dramático y lo terrorífico, el score cumple con creces lo que se podía esperar de él.

Otro detalles altamente positivo es la gran fidelidad que mantiene con el comic. Esta vez la trama no se limita a tomar ciertos personajes o situaciones. La adaptación es respetuosa y muestra un gran conocimiento del universo DC. Existe además una comprensión absoluta de los protagonistas que se ve bien reflejada en su psicología.

Recomiendo a todo el mundo esta epopeya de Cristopher Nolan ya que agradará tanto a fans como a espectadores casuales ¡Viva BATMAN!

2 comentarios:

Ted Kord dijo...

Buena critica y alucinante peli, ami me engancho al toque, se plantea muy bien la dualidad batman/Joker.
leher se pasa en la compocicion del personaje, q si bien no es igual al de los comics resulta (y asusta) muy bien en la pantalla grande.
lo mejor de lo mejor es la musica marchosa q te mentiene enganchado a todo momento....
y lo mejor de todo MENOS ROMANCE(gracias dios).
un abrazo

Bento dijo...

No es que sea "algo confusa". Es que han metido cosas a cholón y luego, en el montaje, les ha dado igual que la narrativa sea lógica o no. No importa que sea imposible de seguir, lo que importa es acumular un clímax tras otro, hasta que al espectador, harto de intentar seguirla, le dé todo igual.
¿Ejemplos? Temiendo que el Joker le haga algo a Dent, Wayne (no Batman) lo noquea, sin que el otro le vea, y encierra en un armario, lo siguiente que sabemos de él es que está fuera, haciendo sus cosas, no nos dicen cómo ha salido, ni si se pregunta cómo y quién lo metió allí... el Joker y sus hombres irrumpen en la fiesta de Wayne, montan un pollo y luego la acción se centra en cómo Batman rescata a Rachel que el Joker ha tirado al vacío... luego la trama "olvida" que estaban allí, no se nos dice nada, pero debemos suponer que se van tranquilamente, ya que lo siguiente que sabemos es que el Joker sigue haciendo de las suyas. En un momento dado el contable chino de los mafiosos es ofrecido por el capo a Jim Gordon, éste va a por él, pero luego ocurre otra cosa que le lleva a otro lado -todos se pasan la película yendo y viniendo- y no vuelve a decir nada al respecto. Por cierto, lo último que vemos del contable es que está inmovilizado en una pila de billetes que el joker incinera, pero no se ve nada (ni hay gritos o una elipsis clara de que está muriendo) y luego, los polis, que hasta entonces lo guardaban como un as en la manga, se desentienden por completo... en la escena de la persecución de coches las cosas están contadas tan mal, que es difícil saber si hay uno, dos o tres camiones o furgonetas de los malos, tampoco se entienden bien los impactos y no sabemos cómo el coche de Batman sufre un siniestro total, pero no es importante, lo importante es sacar la Batmoto. Al principio sale durante un par de minutos el Espantapájaros, del que nadie vuelve a decir ni mu. Así todo.
En las peleas cuerpo a cuerpo, los malos siempre parece que se quedan esperando que Batman, con sus movimientos espasmódicos, les arree.
Las dos situaciones finales supuestamente alucinantes -los rehenes y los payasos en el edificio, el dilema del prisionero en el barco- saturan y llegamos al epílogo deseando que termine; además, el Joker ya está fuera de escena y sólo queda el pesao del Dent para contarnos sus rollos.
¿Ciudadano Kane? ¿El Padrino? Venga hombre.

Búsqueda personalizada